Mi primera copa menstrual, 🏅 lily cup one para principantes

Os voy contar mi experiencia con mi primera copa menstrual. Últimamente recibía mucha información de las copas menstruales que si amigas que lo habían probado, algunas noticias en los medios y también influencers en el Facebook. Pero como siempre pasa en este tipo de cosas novedosas y medio tabú, hay poca información clara y piensas que puede ser una moda o un nuevo invento que al tiempo se olvidará.

Motivación para usar una copa menstrual

Pero quiero deciros que todo son ventajas. A mí personalmente esta situación se me asemejaba al principio de llevar tampones. Me acuerdo qué le pregunté a mi madre pero ella nunca había llevado y me recomendaba usar otro tipo de soluciones como las compresas. Pero cuando los probé con ayuda de mis amigas fue todo un cambio. El vivir los días de la menstruación fue totalmente diferente ya que ya no me preocupaba que se notara así como si había fugas, lo de llevar ropa oscura y holgada ya no fue obligado.

Además he de añadir que yo soy una persona respetuosa con el medio ambiente. Estoy convencida de que podemos ser más sostenibles y reducir nuestros desechos y basuras drásticamente. Eso también me hizo pensar, que al menos debía intentarlo y probarlo. Lo primero que hice fue además de leer noticias y posts en prensa preguntarles a mis amigas a ver cómo había sido la experiencia. También pregunté a mi ginecólogo acerca de su opinión para conocer qué opinaba la ciencia.

Que modelo de copa menstrual elegir

Una vez estuve convencida, me tocaba decidir qué modelo probar. La verdad es que hay mucha información de cada uno de los modelos y fabricantes. Digamos que no está del todo estandarizado, cada marca aporta unas características diferentes que nos pueden hacer decantarnos por una opción u otra. En mi caso elegí las tres primeras marcas del mercado y me puse a analizar cada producto para seleccionar aquellos que mejor se adaptaban a mi condición física. Ya que como sabréis es importante seleccionar la talla adecuada para evitar fugas y que no moleste. Quizás es el punto delicado el de seleccionar la talla. Generalmente suelen haber dos tallas y la clasificación es bastante clara si tienes menos de 25 años y no has tenido parto natural selecciona la talla pequeña, y si no la talla grande.

Ventajas de la lily cup one

En mi caso el tamaño de copas que había visto era algo grandes y me preocupaba que tuviera problema para usarlas. Una de las principales razones de mi reticencia hasta entonces era el tamaño de las copas que había visto: eran demasiado grandes y veía muy difícil poder colocarlas con facilidad y, sobre todo, con comodidad y sin dolor. Por esta razón, cuando me puse a buscar, descubrí esta versión de tamaño reducido y creada especialmente para principiantes. Este modelo tenía todo lo que buscaba, fabricada al 100% con silicona de grado médico, era pequeña y compacta. Además se plegaba para guardar en su estuche que me cabía perfectamente en el cualquiera de mis bolsos.

INTIMINA LINK CUP ONE

Intimina - Lily Cup One - Copa Menstrual Plegable Ideal para Principiantes y Adolescentes

24,95
20,30
 Stock
24 nuevo desde 17,91€
Envío gratis
Amazon.es
a partir de 27 de junio de 2022 23:01

Características

  • Lily Cup One es una buena opción para pasarse a las copas menstruales. Es muy fácil de usar porque se puede plegar, es pequeñita y tiene un doble borde a prueba de fugas
  • Lily Cup One tiene un doble borde a prueba de fugas fácil de abrir y un aro de extracción para que sea fácil de extraer. Es más pequeña que las demás copas, pero tiene una capacidad muy alta
  • Lily Cup One es una copa reutilizable que podrás usar durante hasta 10 años, solo la tienes que lavar después de cada uso y guardarla en su práctica funda
  • Hecha de silicona de grado médico aprobada por la FDA, Lily Cup One no contiene BPA, ni falafatos, es hipoalergénica y no contiene agentes químicos dañinos o lejías
  • Sé respetuosa con el medio ambiente y con tu monedero al mismo tiempo. Ahorra dinero usando esta copa menstrual reutilizable con la que puedes practicar sexo

¿Como extraer la copa menstrual?

Supongo que me entenderéis, como no mi otro miedo era el momento de retirarla. No veía claro lo de tirar de los rabitos que llevaban las que había visto. Por esto también me convenció este modelo porque cuenta con una especie de anilla para tirar fácilmente. Además está diseñado para que facilite la extracción sin que haya pérdida alguna.

Mi primer día fueron varios, lo he de confesar. Ya que una de mis mejores amigas me recomendó practicar la colocación y extracción antes de tener la regla. Os he de decir la verdad fue bastante complicado ponérmela en posición correcta, pero bueno, practicando al final lo conseguí. Como otras cosas de la vida practicar hace maestros. Una vez consigues el procedimiento es super fácil, pero la primera vez estas muy nerviosa, las instrucciones, el artilugio que no sabes cogerlo, también conocer a tu cuerpo internamente.

El plegado de la copa menstrual

Si que fue algo complicado. Probé a plegarla en las dos posiciones que explican en las instrucciones: doblándola dos veces formando una C y, la segunda, haciéndole un pliegue hacia adentro en forma de V y creando una especie de flecha. Este último pliegue fue la opción que me resultó más fácil que conseguí ponérmela.

Luego para asegurar que estuviera bien colocada realicé la prueba que indicaba las instrucciones de girarla para hacer que se abra y se coloque bien en su lugar. Pasé un rato con ella puesta. Al principio era algo molesto, supongo que por la novedad, luego mi cuerpo se fue acostumbrando y apenas la notaba.

Mi primera vez con la copa y la regla

Posteriormente me enfrenté a ella con la siguiente regla y la verdad es que fue sobre ruedas ya que ya conocía como colocarla. Como no me fiaba mucho usé un salva slips por si hubiera alguna fuga. Pero no manche nada y la llevé puesta bastante tiempo. Como no sabía cómo iría eso de la capacidad decidí extraerla a las ocho horas. Lo hice en el baño de casa habiéndome lavado bien las manos antes. El proceso fue tal como indican las instrucciones primero apreté ligeramente la base para romper el vacío que forma y luego tiré del aro despacio. Tampoco fue para tanto, similar a retirar un tampón, ya que si vas con cuidad no ensucia nada. Lo que sí creo que haber usado tampones previamente facilita lo de emplear la copa. Tal vez si nunca has usado tampones puede ser más problemático lo de empezar con una copa.

Respecto a lo de su capacidad. Durante ese tiempo sólo se llenó una tercera parte de la copa. Me sorprendió ya que en comparación con las compresas parece que se llenan más. Supongo que por el absorbente y la incomodidad de llevarlas puestas. En definitiva fue un alivio todo el proceso de la primera vez y no me resultó en absoluto difícil o molesto. Luego surgían algunas dudas como llevarla más tiempo y lo de dormir con ella. Pero todo fue sobre ruedas. Es un poco engorro lo de la lavarla a cada cambio, yo la suelo lavar en el bidé enjugando con agua fría. Y tal como recomiendan en las instrucciones las hiervo unos 5 minutos antes de guardarla.

Conclusión y recomendaciones

Después de aquel momento los tampones y compresas han abandonado mi bolso y armario. Considero que es la opción más económica y respetuosa con el medio ambiente. Os animo a que probéis y contad vuestra experiencia para que seamos muchas más. La verdad es que pienso «como me las podía arreglar sin la copa menstrual antes de conocerla».

Si quieres más información sobre copas menstruales, hemos elaborado un artículo con todo lo que debes conocer.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad